Decálogo de Licor del Polo para un buen cuidado de la boca

Una buena higiene bucal debe ser un hábito: practícalo a diario y estimula su arraigo en personas mayores y niños.
Cuanto más temprano lo implementemos, mejor para todos. Tú eres el principal protagonista y responsable de tu salud bucal.

  • Cepíllate los dientes correctamente después de cada comida y siempre antes de acostarte, durante al menos 2 minutos.

  • No olvides cepillarte también la lengua, así como realizar un suave masaje de las encías.

  • Utiliza cepillos de forma, tamaño y dureza adecuados.

  • Renueva el cepillo como máximo cada 3 meses, y siempre después de una gripe o un resfriado.

  • Utiliza enjuagues, seda dental y/o cepillos interdentales como complemento del cepillado.

  • Usa dentífricos enriquecidos en flúor, para proteger tus dientes de la caries.

  • Reduce el consumo excesivo de dulces y alimentos ricos en azúcares, sobretodo entre comidas.

  • Sigue una dieta variada y equilibrada, y reduce o elimina el consumo de tabaco y alcohol.

  • Evita los malos hábitos, como por ejemplo morder objetos, abrir botellas o romper nueces o almendras con los dientes.

  • Visita al dentista al menos una vez al año, y siempre que detectes algún problema (encías inflamadas, sangrado al cepillarse, una pieza dental que se mueve, etc)